Este campeonato de golf se empezó a gestar hace meses cuando nuestro “embajador” en Madrid reunió a sus amigos -bueno a una parte solo porque Luis tiene amigos como para llenar el Bernabéu- a contarles el sueño de su tocayo Luis.

Les convenció de tal manera que empezaron a moverse corazones y conciencias alineándose con la causa de la Fundación hasta llegar al primer golpe en el tee del 1 de la mano de Carlos y la participación de empresas y particulares que rompieron el cerdito de barro y nos ayudaron a seguir en la tarea de hacer menos doloroso el trance de asumir una de las terribles enfermedades que nos acosan.

Este torneo no hubiera sido posible sin que Carlos se “abriera de capa” y nos proporcionara una tarde de puerta grande. En este caso una mañana que el Centro de Golf de la Federación pareció haber reservado con mimo en cuanto a la preparación del campo, la amabilidad de su personal y hasta la climatología.

Al final del Torneo entre canapé y copita, nos conocimos un poco mas y con sinceridad desde la Fundación solo podemos dar cuenta del calor humano, el apoyo y la gratitud que recibimos.

No es momento de la sensiblería, pero solo un apunte: en un lugar del cielo en el que cada uno crea, se ha entregado una sonrisa como el mejor trofeo a todos los participantes.

Muchas gracias desde el corazón.

Agustín López de Coca
Secretario Fundación Luis Olivares.

1 Comentario. Dejar nuevo

  • El otro gran artífice de lo que pasó fue Javier Rodriguez Zapatero, que le puso todo el corazón y convenció a un montón de amigos a que participaran en la causa. Gracias a Javier y Carlos por todo lo que hicieron y a todos los que participaron. Un abrazo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú

¡Suscríbete a nuestra Newsletter y no pierdas detalles!