En el post de hoy queremos compartir con vosotros estas palabras que han escrito cada uno de los chicos y chica que participaron en la Aventura Transhumante organizada por Manuel Calvo de Tienda Animal que, sin lugar a dudas ha sido una gran experiencia para ellos. 

¡¡¡¡Juzgad vosotros mismos!!!!

“Nada más llegar lo que más me gustó fue la hospitalidad de las personas que habitan allí. Después, conforme  transcurría la aventura, me enamoraron los paisajes de aquella tierra, eran preciosos, también me impresionó la fauna; todo en general me gustaba. No creo que toda la experiencia hubiese sido igual con otros compañeros a los que agradezco los momentos pasados juntos. Volví a casa con una mente llena de recuerdos de gente y lugares maravillosos. Si pudiese repetir lo haría sin dudarlo. Gracias por darme esta oportunidad”

 

Luis Rincón

 

“Aún recuerdo la intriga que recorría por mi cuerpo en las horas previas a la llegada.

Orbitaban miles de preguntas por mi mente, que hacían que poco a poco se consumieran los kilómetros.

Fue entonces, cuando una cartel en el que ponía “La Cueta” interrumpió mi mirada perdida, produciéndome una sonrisa, que hasta se reflejaba en la ventanilla, y con esta, comenzó esta experiencia:

Al llegar a La Cueta, no podía parar de observar cada uno de los detalles que hacían tan diferente y únicos al pueblo, desde su antigua iglesia hasta cada una de sus casas.

Y en un abrir y cerrar de ojos ya había pasado la noche. Me moría de ganas por seguir llenando mi mente de recuerdos y experiencias.

A media mañana, cargamos nuestras mochilas a la espalda y tomamos el camino para llegar al primer campamento. No podía parar de mirar cada una de las montañas, intentando que se me quedaran grabadas en la cabeza.

Llevábamos varias horas caminando, y poco a poco el cansancio se hacía protagonista…

Aún recuerdo el último suspiro al llegar al campamento, la brisa que hacía bailar las hojas secas, y la felicidad de un niño, sin saber lo que le esperaba…

Cuando el sol se iba perdiendo por las montañas, el viento sacudió a las nubes haciendo que estas descargasen todo entre nosotros. Y entre un cielo manchado por las nubes, dejamos el primer día de acampada atrás.

El sonido del cencerro de las ovejas atravesó la tienda haciendo de despertador. “¿Qué tal será el dia de hoy?”, me pregunté.

Tras haber andado varias horas bajo el calor del sol, llegamos al destino que se hacía llamar “Lago del Valle”. Cerré los ojos, y respiré profundamente. Podía sentir cada uno de mis sentidos más vivos que nunca. Y montaña arriba, debíamos llegar de vuelta al campamento.

Una vez allí, los colores cálidos de un atardecer  se juntaban con unos fríos del anochecer; y bajo un cielo iluminado, por sus miles de estrellas, despedimos la última noche en Covalancho.

Y de nuevo, con el cencerro de las ovejas comenzamos otro día.

Hoy era día de descanso, pues bajábamos al pueblo para tomar fuerzas y estar allí un par de días. Pero la aventura continuaba.

Sin darme cuenta, íbamos dirección Lago de Babia y, al llegar, no puede imaginar la perfecta armonía que existía entre el verde del lago con el marrón de las montañas que se intensificó con el azul oscuro de la noche.

Así, el domingo se fue dejando hueco para el lunes, un lunes diferente porque tras once horas andando entre ovejas y mastines llegamos a “Las Verdes” nuestro último día de acampada.

Dentro de mí, existía una guerra de emociones. Una felicidad mezclada con tristeza, que hacía que viviese cada momento como el último. Y entre un último “buenas noches” se desvaneció la noche.

Después de un día en La Cueta, tocó lo más difícil: el final, las despedidas y los hasta siempre… Un hasta siempre que tembló por mi cuerpo…

Un hasta siempre diferente…

Un hasta siempre con nombre de “volveré”…”

Felipe Medina

 

“Buenas a todos, yo soy Alejandra una de las chicas que tuvo la gran oportunidad de ir a Babia y disfrutar de esa gran experiencia , junto con otros compañeros , el primer día hicimos un gran recorrido con mulas, hasta llegar a un puerto , después acampamos allí esa noche , nos granizó, vimos un bonito atardecer, se podían apreciar bastante bien las estrellas todo fue espectacular ,otro de los días visitamos la laguna de las verdes , ello tenía un paisaje muy atractivo algo que no puede ver todo el mundo ,otra de las cosas que también me gustó muchísimo fue cuando llevamos un rebaño de un lugar a otro .Lo que menos me ha gustado es el tener que estar sin ducharme y sin poder ver a mi familia .  Con esta experiencia he aprendido muchísimo , he conocido muchas personas admirables , en conclusión me lo he pasado genial y volvería a repetir una y mil veces más .”

Alejandra Romero Chacón

 

“Hola soy Jesús Adrián Pérez Carrasco , fuí uno de los participantes de la aventura. La aventura fue muy divertida , fue un viaje entretenido aunque largo muchas horas de viaje , al principio no nos conocíamos bien algunos así que no hablábamos mucho pero gracias a estar en el coche durante unas horas nos empezamos a conocer , cuando llegamos estábamos reventados y prácticamente comimos y nos fuimos a dormir, al día siguiente fuimos a la ladera para poner las tiendas fue un día caluroso por la mañana , para mi el calor ha sido lo peor de esta aventura debido a que no lo soporto y hemos estado algunos días muchas horas andando y con calor , de las cosas que mas me han gustado la granizada que nos cayó el primer día, la sensación de volver después de unos días fuera y descansar también lo bonito que se veía la noche en plena naturaleza y sobre todo estar con los animales agradezco mucho haber podido hacer este viaje y me ha encantado conocer a gente nueva y aprender sobre la naturaleza.”

Jesús Adrián Pérez  Carrasco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú

¡Suscríbete a nuestra Newsletter y no pierdas detalles!