Nos ha tocado vivir algo impredecible y cuanto menos, sorprendente. Hace unos meses nadie habría dicho que esto podría ocurrir y menos aún que íbamos a estar tanto tiempo confinados en casa.

Lo que seguro que no podíamos imaginar era que habría gente que se marcharía y no podríamos despedirnos de ellos.

La pandemia ha sacado muchos recursos positivos de todos nosotros pero, es cierto, que hay situaciones que no estábamos preparados para enfrentarnos a ellas. Muchos conocemos a personas cercanas en las que algún miembro de su familia ha sufrido la enfermedad y no ha podido superarla. Por ello, queremos daros una serie de tips para que podáis acompañar a aquellos que, de algún modo u otro, no han podido despedirse de sus seres queridos.

En primer lugar, es necesario que sepamos si nosotros estamos preparados para poder acompañar. Evaluar cómo nos sentimos y poder controlar esas emociones. Desbordarnos emocionalmente puede llegar a ser contraproducente para las personas que estamos ayudando.

Mantener un contacto de manera periódica con la persona. Por suerte, las nuevas tecnologías nos mantienen cerca de todo el mundo, por lo que es un recurso a explotar en estos casos. No hace falta que tengamos un discurso muy elaborado que decir a la otra parte, palabras concisas que hagan saber que estamos ahí.

Es importante evitar el uso de frases hechas que utilizamos coloquialmente: “se fuerte”, “no te derrumbes”, “hazlo por tus hijos”, “todo pasará” … Céntrate en escuchar y comprender el sufrimiento del que está hablando. En estos momentos el mejor recurso es el silencio y la escucha.

Otro punto a tener en cuenta es el cuidado personal que está teniendo la parte afectada. Tenemos que evaluar si está siguiendo los hábitos diarios como higiene personal, comidas, medicación si la hubiese… Si advirtiésemos que algo de esto está fallando es importante contactar con personas cercanas y, si es necesario, con un profesional.

Por último, y no menos importante, es esencial dejar que la persona se exprese. El dejar hablar dará un respiro de aire fresco. Transmitir afecto y cercanía es uno de nuestros objetivos principales. Dejar llorar si la otra parte lo necesita y evitar dar consejos, ahora no es el momento, sólo tenemos que estar.

Os dejamos un resumen que os puede ayudar a la hora de afrontar estos momentos:

Acompañamiento-al-duelo

A pesar de todo esto que os compartimos, en el caso de que la situación sea más complicada o nos demos cuenta de que necesita más de lo que está a nuestro alcance; siempre contactar con un profesional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú

¡Suscríbete a nuestra Newsletter y no pierdas detalles!